+ Menu Buscar Social

CRÓNICA DE MI VISITA AL LONDRES MÁS DULCE Y MÁS…


En el post de hoy retomamos las crónicas de lugares con encanto, que tenía la sección un poco abandonada.

Los que me seguís por facebook ya sabéis que hace una semana hice una visita relámpago a la capital inglesa.

Perdonad mi cara en las fotos, pero tuve la fortuna de que un virus se viniera conmigo y anduve con fiebre a ratos y un poco zombi, pero lo disfruté igual, ¡dicho sea todo!

El primer día visitamos el Soho un barrio con mucho encanto, con aire bohemio. Primera parada: Hummingbird bakery, el local es pequeñito pero muy cuco. Degustamos un black botton cupcake y otro de chocolate, deliciosos ambos, visita obligada. Y entra en el ranking número dos de mis preferidas.

Posteriormente nos dirigimos a Covent Garden, allí había hasta un puesto de los que ellos vendían como “paella”, es una zona chulísima, y nos encontramos con un mercado de artesanía precioso. La siguiente parada dentro también del Soho fue Primrose Bakery, el local también es diminuto, muy años 50, allí me comí un carrot cupcake, riquisiquííísimo, tanto que se me olvidó hacer foto, estaba transportada a lo más alto del placer dulce. Tenéis las fotos del local. Y la dejo en el ranking en el número uno, como la mejor de las mejores en Londres, compensando como nadie la base de bizcocho, su textura y la consistencia y dulzor de la cobertura, EXCELENTE, sí señor!!

De camino a casa nos topamos con un Candy Cakes, que está por toda la ciudad, nos llamó la atención el colorido de su decoración y de sus pasteles, pero no osé probarlos, me parecieron demasiado empalagosos y artificiales.
Al día siguiente que era sábado nos dirigimos al mercado de Portobello, era la segunda vez que lo pisaba, pero parecía la primera, goce como una enana, rebuscando antigüedades, pronto algunas las veréis en mis próximas recetas. Qué bonito todo, a eso de las 11, se llenó de tanta gente que empezó a ser un poco agobiante y me dio un poco de bajón, alcé la vista para continuar por Portobello pero ante mis ojos se alzó de nuevo otra Hummingbird que está dentro de Portobello, y tras las maravillas que había escuchado de sus red velvet no me podía ir sin probarlo. Juzgen mi cara de felicidad total.

Siguiente parada Borought Market, un imprescindible para todos los gastrófilos, si allí no encuentras lo que buscas es que no has mirado bien. Qué pasada de mercado y el ambiente era excepcional, grupos de gente en las calles, charlando y comiendo las innumerables ofertas gastronómicas de los alrededores del mercado, me recordó a mi ciudad León, dónde hay mucha cultura del tapeo. Lo más demandado era el puesto del “Chorizo Roll”, aún me pregunto a día de hoy a ritmo de canción “Mami que será lo que tiene el Chorizo Rooollll??” No lo probé la cola era para morir…pero habrá que volver, no?

Allí dentro estaban la Cinammon Tree Bakery, con estupendas galletas, bizcochos y panes, CakeHole London con unos cupcakes con muy buena pinta y la Pastiselila, no probé ninguno, porque me pegué un festín de carne en el Borough y mi estómago no daba para más. Pero se veían muy riapetecibles, con la Pastelila me pasó lo mismo que en Candy Cakes, los vi demasiado dulce, pero no puedo juzgar con criterio ya que no los probé.

Más tarde nos dirigimos al Este, y estuvimos en Violet Cakes, y la coloco mi 3ª en el ranking, unos cupcakes de violetas de vicio y el local muy, muy acogedor, totalmente recomendable y la culpable de mi amor por el sabor a violetas lo tiene Mónica de Atelier Sucreme, porque me conquistó con unas delisiosas galletas de violeta que me hizo, mmm, Mónica si lees esto tengo mono de tus galletas!!!. Os pongo las fotos del local, porque se me acabó la batería de la cámara.

De vuelta al hotel para recuperar fuerzas y recoger la batería, nos dirigimos al Edén, sí señores he estado en el paraíso, mi paraíso particular llamado Peggy Porchen, sólo os puedo decir que me tiré más de media hora en el escaparate admirando sus impresionantes diseños de tartas. Luego entré en la tienda y más de lo mismo, pedí un banofee cupcakes con un té de rosas, que me supo a gloria bendita, a mi no me gustan los cupcakes extraazucarados y me parecieron perfectos. Me compré el último libro de Peggy y cuando acaba de disfrutar de mi cupcakes, la mismísima Peggy salió a saludar a los clientes, me quedé tan en shock, que ni me hice foto ni le pedí autógrafo, ya tengo la excusa perfecta para volver, pero si tengo una instantánea de Peggy. También pasé por la tienda, pero no pudimos entrar porque estaban haciendo un curso, la sensación de fracaso estaba unida a la emoción de pensar en cuántas ideas y técnicas se estaban cociendo allí dentro. Sigo en una nube y sueño despierta y dormida con estar algún día en su academia…Juzgen ustedes la divinidad de sus trabajos. Y la pongo en el ranking 1 junto con Primrose.

Por la tarde nos fuimos de paseo de compras, estuvimos de nuevo en el Harrods, ya no recordaba lo ostentoso que es, allí nos entretuvimos en rato en su food hall y me llevé para la cena un cupcake de oreo de Lola’s, muy rico y esponjoso, pero quizás excesivamente dulce para mi gusto, el buttercream. También vimos su tienda en Selfridges, dónde los cupcakes eran más baratos que en Harrods, hice el primo, pero la cajita robusta, la verdad que lo valía. El domingo paseando cerca de Picadilly vimos el Lola’s original, estaba cerrado, pero chas, de repente a aparecieron tres chicas y dos de ellas eran las dueñas y artistas del Lola’s.

El domingo casi todos los sitios abrían a las 12 de la mañana, así que aprovechamos para ir a ver zonas monumentales que no habíamos explorado con detalle en la primera visita. Después, pasamos por el Fortum & Mason, digno de visitar, es el proveedor de alimentos de la realeza inglesa y tiene de todooo y un montón de delicatessens no aptas para todos los bolsillos. Pero darse una vuelta es altamente recomendable.

El domingo cerca de nuestro hotel en St. Paul, antes de irme rumbo a España almorcé un cupcake de Bea’s Bloomsbury, el local también era pequeñito pero muy moderno, y ofrecía una pequeña variedad de cupcakes todos de merengue adornados con frutas, yo me decante por uno de toffe y me pareció muy rica la cobertura, pero el bizcocho que era de chocolate demasiado chocolateado.

De tiendas relacionadas con la pastelería inglesa no vi una gran oferta, había cositas pero sin demasía, en los food halls de los principales almacenes, en el Tesco y en Kitchen Ideas. No me traje más que unas esencias de café y violetas que casi me las decomisan en el aeropuerto, pero debí de poner cara de niña buena y me las dejaron pasar.

Y hasta aquí llegan mis aventuras y desventuras de mi visita dulce a Londres.

Conclusión, Primrose, Peggy y Hummingbird, son a Londres lo que para mi el Magnolia’s es a NY,  o lo que Cup & Cake a Barcelona, pinchando aquí podréis ver mi crónica neoyorquina y aquí mi crónica de Barcelona.

Espero que si visitáis Londres os sea de utilidad.

¿Qué os ha parecido la crónica?
¿También soñáis con Peggy?

8 Comentarios

  1. dolorss
    mayo 20, 2012, 8:50 pm

    Pero como te llevas un virus??? suerte que no te molestó demasiado, no? .
    Me alegro ver que aprovechaste mucho el tiempo en esta escapada 🙂

    Petons

    Responder a este comentario

  2. Bibiana
    mayo 20, 2012, 9:28 pm

    Uauuu!! qué ganas de ir! aunque he estado dos veces en Londres, en mis juventudes todavía no se había despertado el delirio por los cupcakes!! aix… ¡ahora lo miraría todo con otros ojos!
    Se nota que te lo has pasado pipa aun con virus incluido! 😉

    muuua!

    Responder a este comentario

  3. doris
    mayo 20, 2012, 10:09 pm

    Se ve que lo pasaste genial, no me extraña, que rico todo.Besitos.

    Responder a este comentario

  4. Estrella
    mayo 21, 2012, 11:55 am

    ¡Has estado en lo mejor de lo mejor! Había oído hablar muy bien de Hummingbird y bueno, visitar el Primrose ha tenido que ser orgásmico. Con tu permiso me copio la ruta, aunque creo que después no entraría por la puerta del avión, jajaja.

    Responder a este comentario

  5. Joaquina
    mayo 21, 2012, 7:21 pm

    Menudos escenarios!!!! aprovechaste el viaje hasta terminar con la bateria… lástima del resfriado pero se te ve muy bien sobretodo en ese paraiso de tartas y cupcakes preciosisimos… Termina de recuperarte… Besos y feliz semana.

    Responder a este comentario

  6. Esperanza
    mayo 21, 2012, 7:34 pm

    Vaya viaje tan completísimo. Ayer, en el curso de cupcakes, no nos explicaste nada de estas maravillas que visteis y que probasteis. ENHORABUENA POR EL VIAJE. Si voy por Londres ya pediré direcciones

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Buscar recetas
Suscríbete, recibe las recetas en tu mail
  • Mis otros trabajos


  • Cocina con


  • Hablaron de mi en…


  • Top blogs de recetas Que Recetas