+ Menu Buscar Social

Patatas a la importancia de mi madre


Patatas_a_la_importancia_01
En este tiempo me apetecen los platos de cuchara, como este que os traigo hoy.
 
Se trata de las patatas a la importancia de mi señora madre, es uno de mis platos preferidos, quedan tan, tan ricas que estaría día y noche comiéndolas sin problema.
 
Es una receta que me traslada a la memoria con míos, disfrutando de la buena mesa, de la buena compañía, de la calidez del hogar contrastado con el frío de mi León natal. Un plato que añoro cuando llevo tiempo sin ver a mi familia.
 
Hasta ahora, había reservado el comer patatas a la importancia a las visitas que hacia a casa de mi madre en invierno, pero, como ahora con el bebé no podemos ir tanto le dije a mi madre: “ esto tenemos que solucionarlo”,  y así, me hice con la receta que hoy comparto aquí con vosotros.
 
Es un plato que con un ingrediente humilde como es la patata, y con una sencilla elaboración se lleva a lo más alto, dando lugar a un platazo.
 
Os animo a que probéis la receta de mi madre porque está de lujo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Aprovecho para informaros que en mi tienda Mamilatte Shop Online tenemos gastos de envío gratis hasta mañana Lunes, así que podéis aprovechar para anticipar las compras navideñas. En mi blog de maternidad y crianza podéis encontrar contenido interesante para las nuevas familias.

BlackFriday

 
Recordad que os estoy dejando un buen número de recetas navideñas en el blog Maria Lunarillos con el que colaboro.
 
Os deseo una feliz semana y ahora vamos con las receta.
 

Patatas_a_la_importancia_02
 

Ingredientes (para 4 personas)

  • 6 patatas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Harina (para rebozar)
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra (para cubrir y freír las patatas)
  • 500g de agua o caldo de pollo
  • Un cacito de caldo de pollo (opcional si se utiliza agua en vez de caldo)

 
Elaboración

  1. Pelar las patatas y cortarlas en rodajas de 1,5cm aproximadamente.
  2. Rebozamos las patatas en harina y posteriormente en huevo batido.
  3. Freímos las patatas en una cazuela con aceite bien caliente,  procurando que queden ligeramente cubiertas.
  4. Una vez doradas las patatas se retiran de la fritura y se reservan, se retira todo el aceite de la cazuela y se cuela.
  5. En la misma cazuela, se echa un poco del aceite y se sofríen los ajos machacados, el perejil y una cucharadita de harina hasta que esté ligeramente dorada.
  6. Colocamos las patatas en la cazuela y vertemos sobre ellas caldo de pollo o agua hasta cubrirlas, en caso de utilizar agua se puede añadir un cacito de caldo de pollo o sal.
  7. Dejamos cocer  las patatas a fuego medio hasta que al pinchar con un palillo estén tiernas, 15-20 minutos aproximadamente.

Patatas_a_la_importancia_03
 

¿Cuál es el plato de nuestra memoria?

¿Conocíais las patatas a la importancia?

 

 

10 Comentarios

  1. manu
    diciembre 1, 2014, 8:48 am

    Clara, vaya receta de lujo has traído hoy. Si, lujo, por que es una receta de las de antes y encima de tu madre. Eso ya es importantísimo. Como me gustan estas recetas tradicionales!!!! y me encanta la manera de hacerlas. No, no las conocía, pero ahora ya van al saco rapidito.
    Mil besos

    Responder a este comentario

  2. cocinaros
    diciembre 1, 2014, 9:37 am

    Pero qué ricas! Te haré caso y las probaré!

    Responder a este comentario

  3. Deborah
    diciembre 1, 2014, 10:10 am

    Me parecen deliciosas así que habrá que probar la receta de tu madre.
    Un saludo desde Las Palmas y feliz semana.

    Responder a este comentario

  4. ailec
    diciembre 1, 2014, 5:29 pm

    Muy ricas, en mi familia las hacemos bastante diferentes,jeje.bsts

    Responder a este comentario

  5. Neus
    diciembre 2, 2014, 1:11 pm

    Oh, qué ricas y qué fáciles, no? Las probaremos 🙂
    ¡Gracias!

    Responder a este comentario

  6. Chez Silvia
    diciembre 2, 2014, 5:09 pm

    Muy muy buenas, menuda pinta tienen. En casa les va a encantar! Bss

    Responder a este comentario

  7. Isabel
    diciembre 2, 2014, 10:48 pm

    Yo les pongo un poco de pimentón de La Vera dulce y un poco de pimienta negra molida.Estan buenísimas.

    Responder a este comentario

  8. Maria José
    diciembre 3, 2014, 8:08 pm

    Me encantan estos platos de cuchara fáciles y tradicionales, no se puede disfrutar más de las recetas de nuestras madres, con tan poco y lo mucho que conseguían.

    Besos

    Responder a este comentario

  9. CAMELIA RASTRÓJEZ
    julio 27, 2015, 4:02 pm

    Pos yo les pongo leche en vez de caldo o agua y me salen que te quedas muerta en la esquina.

    Responder a este comentario

  10. Tomas gutierrez
    julio 31, 2015, 12:08 pm

    bonjour Claire.
    Me alegro de ver que esto no se pierda. Soy como tú, de la cocina de mis mayores y de cuchara. Y como tú después de comerlas hasta hartarme, pues aprendí a hacerlas. Es que esto de las pijadillas de una hojita por aquí y otra media rodaja por allá no es para mí. Y mira que vivo en el país de la gastronomía pero creo que en todos las países mediterráneos se come bien… Pues eso. No hay mas que decirte, cordero con alubias, cocido, albondigas, merluza al horno, en salsa verde, croquetas, filetitos de pollo, paella (que mi señora es de Valencia) morcilla de Burgos, Cordero al horno con las patatas a la importancia de acompañamiento huy huy! nuestra tortilla nacional. Vamos, vamos, que el día que los gordos estén flacos, los flacos se habrán muerto…
    Hala jovenzuelos al fast food pero cuando probéis esto… Sabréis lo que es el gustazo.
    Un abrazón Clare.
    Tomas.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Buscar recetas
Suscríbete, recibe las recetas en tu mail
  • Mis otros trabajos


  • Cocina con


  • Hablaron de mi en…


  • Top blogs de recetas Que Recetas